Venezuela, de un país de ensueño a una pesadilla

Venezuela, de un país de ensueño a una pesadilla

En los últimos años, los diferentes países del mundo han experimentado cambios en el ámbito político, social, económico, cultural, etc. Estos cambios suelen ocurrir de manera brusca, lo cual altera la calidad de vida de los ciudadanos, generando muchas veces, que se desate el caos. Pero con dicho caos no solo se ve afectado el sector público, sino también el sector privado.

Este es el caso de Venezuela, país suramericano que viene arrastrando una grave crisis en todos los ámbitos existentes en la nación, lo cual ha desatado una gravísima crisis política, social, cultural y económica.

Resultado de imagen para crisis venezuela

Crisis generalizada en Venezuela: conozca los motivos de ésta

Venezuela es un país ubicado al norte de América del Sur, que hasta hace poco, era considerado como el país más rico de la región. Esta nación el algún momento fue considerada como “el sueño americano del sur”. Pero, ¿Qué le pasó?

Mientras los demás países del mundo luchaban por recuperarse de la Segunda Guerra mundial, Venezuela en los años 50, era el cuarto país más rico del mundo, medido por el tamaño de su PIB (Producto Interno Bruto, el cuál es la suma total de la riqueza generada en bienes y servicios).

Hasta comienzo del siglo pasado, la economía de este país estaba totalmente orientada a la agricultura. Pero eso cambió cuando se descubrieron los primeros pozos petroleros, específicamente en abril de 1875. Posteriormente, la industria petrolera daría un giro de 180° grados a la economía y en general al rumbo del país.

Durante el “boom” petrolero, Venezuela logró modernizar su infraestructura, hubo un crecimiento en las áreas urbanas, se crearon las primeras autopistas, la inversión social creció notablemente y gracias a esta se lograron crear excelentes programas de salud y alimentación.

Este país supo aprovechar los cambios positivos que trajo el descubrimiento del petróleo, sin embargo, ninguno de sus gobernantes hizo nada por diversificar la economía del mismo. Es decir, Venezuela se convirtió en un país rentista.

Los primeros golpes a la economía del país se vieron cuando los precios del petróleo empezaron a bajar, en los años 80. Este sigue siendo uno de los principales problemas en la actualidad, ya que los precios del barril de petróleo hoy en día han mantenido ese mismo comportamiento.

El ingreso de divisas se ha visto notablemente afectado, debido a esta problemática. Hasta hace poco, la gran mayoría de la población venezolana contaba con excelentes servicios, como agua potable, electricidad, instalaciones sanitarias, así como un gran nivel de educación.

La economía del país continúa contrayéndose, a un ritmo alarmante. Por otra parte, la inflación está cada vez más fuera de control, lo cual hace que la pobreza aumente, generando un alto grado de tensión social.

Para el año 2001 Venezuela era el país más rico del continente. En el año 2016, la economía se había contraído un 18.6%. Un año más tarde es un 35% más baja que en el año 2013 en cuanto al PIB y un 40% más baja en cuanto al PIB per cápita.

Esto no sólo se debe a los bajos precios del petróleo, también tienen incidencia las políticas implementadas por el Estado, que han llevado también a una devaluación nunca antes vista del bolívar, moneda oficial de Venezuela, prácticamente hoy día ha perdido todo su valor.

El Gobierno tiene el control de absolutamente todo en el país, asfixiando el poco sector privado que aún intenta mantenerse productivo pese a las adversidades. Los controles de las divisas han causado problemas significativos junto al desenfrenado gasto público y la expropiación de la industria privada a gran escala.

Lo mencionado anteriormente ha sumergido a Venezuela en una profunda crisis social, donde no hay alimentos ni medicinas. Ya muchos países de la comunidad internacional han catalogado lo que ocurre en el país como una crisis humanitaria.

Esta crisis ha provocado que muchos venezolanos busquen la manera de huir del país, escogiendo países como Colombia, Ecuador, Perú, Chile, Argentina, entre otros, para empezar una nueva vida.

Venezuela se encuentra en un gran momento de tensión, lo único que puede mejorar este panorama es un fortalecimiento de la economía, mediante el cambio de las políticas del Estado. Sin embargo, esto se ve muy lejano, ya que ni el Gobierno ni la oposición hacen realmente nada por cambiar el rumbo negativo que ha tomado este gran país.