Futuros métodos de trasplantes de órganos: Impresoras 3D

Futuros métodos de trasplantes de órganos: Impresoras 3D

Hoy en día, la ciencia y la tecnología han permitido que la humanidad realice importantes descubrimientos, los cuales permiten el desarrollo. Por otra parte, mejora notablemente la calidad de vida de las personas. Cabe destacar que todo tiene su lado positivo, así como su lado negativo y la tecnología no es la excepción.

Uno de los artefactos tecnológicos más utilizados en la actualidad son las impresoras en 3D, los cuales ya han sido utilizados para el área de la construcción, sin embargo, los médicos aspiran a más y quieren utilizar esta tecnología para el futuro de los implantes de órganos

Imagen relacionada

Impresión de órganos en 3D, el futuro de los implantes médicos

Muchas veces hemos conocido alguna persona (paciente), que le haga falta o que necesite un trasplante de órgano, para poder sobrevivir. Pues bien, en los últimos años, esta tendencia ha ido aumentando, es decir, cada vez son más las personas que deciden donar un órgano.

El paciente en cuestión corre con suerte si logra conseguir un donante, el desafío está en que su cuerpo no rechace el mismo. En el peor de los casos, si el paciente no logra conseguir a tiempo a un donante, este lamentablemente pierde la vida.

Sin embargo, gracias a la ciencia y la tecnología, los médicos y los científicos están pensando en resolver este problema mediante nuevas alternativas, como la regeneración de órganos a partir de células madre. Esta alternativa no es la más nueva, ellos quieren ir por más y quieren usar un método más sorprendente,

Este consiste en la impresión de órganos mediante la utilización de impresoras 3D, estas ya han sido utilizadas para la fabricación de piezas para todo tipo de maquinarias e incluso circuitos eléctricos, de hecho, también se han realizado pruebas con comida.

Básicamente una impresora 3D fabrica réplicas de diseños en tres dimensiones, a partir de un boceto realizado por un computador o descargado directamente desde internet. Su funcionamiento por lo general consiste en el depósito capa a capa del material de interés, que luego es compactado, mediante diversas maneras, como la utilización de un láser.

La idea de utilizar la impresión de órganos en 3D no es descabellada, ya que se han realizado impresiones de piezas de arquitectura y construcción. Los estudiantes de la Universidad de Connecticut crearon un pequeño riñón artificial funcional, pero este aún no se ha implementado en los hospitales.

Pero cabe destacar que este prototipo era capaz de filtrar las toxinas de la sangre y posteriormente se perfeccionó este. Una vez se implemente esta técnica en los hospitales, las posibilidades salvar vidas serán muy altas, ya que el paciente probablemente no rechazaría el órgano y ya no se dependerá de una larga lista de espera.

Por su parte, los investigadores de la Universidad de Northwestern lograron desarrollar ovarios totalmente funcionales gracias a una impresora 3D. Utilizaron un biogel que obtuvieron a partir de colágeno, luego lo rellenaron con folículos ováricos y lograron conseguir ovarios totalmente funcionales.

Estos lograron ser implantados en hembras ratón y las mismas pudieron ovular, quedar embarazadas y finalmente dar a luz en perfectas condiciones. Parker Turchan es un joven adolescente de 15 años de edad, que desarrolló un tumor, conocido como angiofibroma nasofaríngeo.

El tumor se encontraba alojado en un sitio muy complicado, cerca de los nervios que controlan el movimiento del ojo y la visión, es decir que un movimiento en falso podría dar lugar a hemorragias e incluso ocasionar la pérdida de la visión del paciente.

Pero gracias a las impresoras 3D, se pudo crear una réplica exacta del cráneo de Parker Turchan y los médicos que iban a realizar la extracción del tumor, pudieron practicar la intervención antes de llevarla a cabo. Finalmente la operación fue todo un éxito y lograron salvar la vida de Turchan.

La humanidad tiene un futuro prometedor, todavía falta para que la bioimpresión sea una realidad completa, sin embargo, gracias a las impresoras 3D, se podrán salvar muchísimas vidas. En sólo pocos años será totalmente real que los pacientes no pierdan la vida esperando un trasplante de órgano y mucho menos que su cuerpo rechace el órgano que tanto le costó esperar.

Gracias a este emergente método, los pacientes podrán recibir el órgano que necesiten, con lo cual podrán alargar su vida y podrán disfrutar de la misma a total plenitud.