Los vehículos inteligentes como puerta al futuro

Los vehículos inteligentes como puerta al futuro

Teléfonos, edificios, casas, vehículos inteligentes. La inteligencia, en términos generales es la cualidad que puede tener alguien para aprehender la realidad, analizarla, tomar decisiones y actuar en consecuencia utilizando los recursos disponibles de la mejor manera.

La palabra aplicada a los aparatos o estructuras como casas y edificios u objetos que forman parte del equipamiento urbano de una ciudad como semáforos o paradas de autobús significa que tienen la posibilidad de “aprender” y ajustar su funcionamiento en base a una base de datos acumulada para ahorrar energía, ofrecer información relevante a los usuarios.

Auto Google.jpg

La “invasión” tecnológica en automóviles

La tecnología para bien o para mal ha invadido nuestras vidas, y de esta invasión no podían escapar los automóviles. Estos aparatos forman parte de la vida cotidiana de las personas; formando parte hasta tal punto que son muchas las horas que el hombre moderno pasa a bordo de ellos.

Desde que Henry Ford lanzó al mercado el Ford Modelo T (con el propósito de que fuera comercializado de manera masiva) hasta nuestros días han sido muchos los elementos que se han incorporado a su funcionamiento que van más allá de la misión de trasladar a las personas.

Los avances tecnológicos han llegado hasta los autos del futuro: cabina climatizada con aire acondicionado, una tapicería que resulte cómoda para los ocupantes de la misma con un equipo de sonido de alta fidelidad y otros elementos enfocados en elevar la sensación de confort dentro del auto.

Los autos del futuro ya están aquí

La evolución ha llevado a agregarle nuevos adminículos a los autos como cámaras para que el conductor tenga una mejor apreciación del entorno y facilitar la experiencia de manejo haciéndola más segura, termostatos para regular automáticamente la temperatura interna, sensores que activan las luces, etc.

Ahora la industria está embarcada en el proyecto de quitarle lo que ha sido hasta ahora lo más importante: El conductor. Ya son varios los fabricantes que han anunciado que las nuevas tecnologías de los automóviles estarán enfocadas en autos que no requieren de la acción humana para ser conducidos.

El ambicioso proyecto involucra tanto a empresas desarrolladoras de software como Google, fabricantes tradicionales con muchos años en el mercado como BMW, Ford, Volvo, Renault, otros más recientes como Testa, un fabricante de partes eléctricas como Bosch y de partes electrónicas como Delphi.

Los autos inteligentes pueden ser conducidos por un sistema conformado por elementos que le permiten tener una apreciación del entorno, responder a los elementos que detecte en el mismo y llevar a sus ocupantes guiados por un sistema de Global Positioning System (GPS) hasta su destino con la mayor seguridad.

Tesla Roadster.jpg

Hay experiencias que datan del 2016 en ciudades de Estados Unidos como Pittsburgh y San Francisco de vehículos que se utilizan con propósitos comerciales.

El proyecto sufrió un duro golpe cuando Uber al tratar de extender el uso de estos vehículos a Tempe, Arizona un peatón falleció luego de ser atropellado por uno de estos vehículos.

Los autos inteligentes, no se refieren únicamente a la operación automática de todos los elementos necesarios para su funcionamiento. En 2003, se fundó Tesla: empresa independiente de los fabricantes ya establecidos en el mercado y que por ello tenía limitaciones respecto a la disponibilidad de recursos financieros.

En el plan maestro se definía a la empresa como un fabricante de autos cuya operación sea amigable con el medio ambiente. Es decir, que al ser totalmente eléctricos, prescinden del uso de combustibles de origen fósil y por lo tanto de mínimo impacto ambiental.

Tesla, decidió romper con el paradigma de que hasta el momento se tenía de los vehículos eléctricos de ser lentos, pesados con poca autonomía, además de empezar un modelo de desarrollo contrario a los dictámenes de la industria al iniciarse con el vehículo deportivo costoso que apuntaba a un target alto como el modelo Roadster.

Con las utilidades derivadas del lanzamiento del Roadster se desarrollaron otros modelos con precios más asequibles que podían competir con los autos de las marcas tradicionales.

En estos momentos, Tesla continúa su incursión en el mercado de autos, participa activamente en proyectos aeroespaciales de la NASA y de camiones eléctricos cuyo lanzamiento se estima para el año 2019.